23.12.2015   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 434/142


P7_TA(2012)0509

Industria siderúrgica de la UE

Resolución del Parlamento Europeo, de 13 de diciembre de 2012, sobre la industria siderúrgica de la UE (2012/2833(RSP))

(2015/C 434/15)

El Parlamento Europeo,

Visto el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, que tiene su origen en el Tratado CECA,

Vistas sus anteriores resoluciones sobre la siderurgia y la reestructuración, transmisión y cierre de empresas en la UE,

Vistas la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea y la Carta comunitaria de los derechos sociales fundamentales de los trabajadores,

Vista la Comunicación de la Comisión, de 2 de febrero de 2011, titulada «Abordar los retos de los mercados de productos básicos y de las materias primas» (COM(2011)0025),

Vista la Estrategia Europa 2020,

Vista la Comunicación de la Comisión, de 10 de octubre de 2012, al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones titulada «Una industria europea más fuerte para el crecimiento y la recuperación económica» (COM(2012)0582),

Vista la pregunta a la Comisión sobre la industria siderúrgica de la UE (O-000184/2012 — B7-0368/2012),

Vistos el artículo 115, apartado 5, y el artículo 110, apartado 4, de su Reglamento,

A.

Considerando que, tras la expiración del Tratado CECA, los sectores del carbón y el acero están gobernados por las disposiciones del Tratado UE;

B.

Considerando que uno de los objetivos de la Unión Europea es apoyar a la industria manufacturera para hacerla competitiva, sostenible y reactiva ante los cambios en las condiciones de los mercados europeos y extraeuropeos, siendo como es una industria fundamental para el crecimiento y la prosperidad en Europa;

C.

Considerando que la industria siderúrgica europea sufre una importante caída de la demanda, que está provocando una progresiva pérdida de puestos de trabajo y de competitividad;

D.

Considerando que la siderurgia es de importancia estratégica para la economía de la UE, y que preservar las actividades que conforman el tejido industrial de la Unión Europea y garantizar la seguridad de los suministros a través de la producción nacional redunda en interés del conjunto de la Unión;

E.

Considerando que una siderurgia europea competitiva constituye la columna vertebral del desarrollo y de la creación de valor para numerosos sectores industriales clave, como por ejemplo los del automóvil, la construcción y la ingeniería mecánica;

F.

Considerando que la siderurgia está haciendo frente a importantes desafíos, como la considerable caída de la demanda, la intensa competencia de las importaciones de terceros países con diferentes normas y reglamentaciones, la dificultad para abastecerse de materias primas y el aumento de costes, lo que ha dado lugar a reestructuraciones, a fusiones y a la pérdida de puestos de trabajo;

G.

Considerando que el empleo en la siderurgia se ha reducido, pasando de un millón de puestos de trabajo en 1970 a unos 3 69  000 en 2012, y que el número de trabajadores de los sectores que emplean los productos siderúrgicos es de varios millones;

H.

Considerando que, según datos publicados por la Comisión, las exportaciones de acero de la UE en 2010 totalizaron 33,7 millones de toneladas (32  000 millones de euros), siendo los principales mercados de destino Turquía, los Estados Unidos, Argelia, Suiza, Rusia y la India, mientras que las importaciones de acero en la UE totalizaron 26,8 millones de toneladas (18  000 millones de euros), siendo los principales países de origen Rusia, Ucrania, China, Turquía, Corea del Sur, Suiza y Serbia;

I.

Considerando que la crisis actual está generando una enorme penuria social para las regiones y los trabajadores afectados, y que las empresas en reestructuración deben actuar con responsabilidad social, ya que la experiencia nos ha demostrado que las reestructuraciones no pueden culminar con éxito sin un diálogo social suficiente;

J.

Considerando que los sectores de alta tecnología —y la siderurgia es buen ejemplo de ello— han sido adoptados como modelo de conocimientos tecnológicos, por lo que deben ser mantenidos mediante acciones inmediatas para evitar su traslado fuera del territorio de la UE;

1.

Pide a la Comisión que ofrezca en breve una descripción clara de la situación en lo que atañe a los principales cambios que está experimentado la siderurgia en Europa; destaca la importancia de que la Comisión vigile atentamente la evolución de los acontecimientos a fin de proteger el patrimonio industrial europeo y la mano de obra afectada;

2.

Recuerda que la Comisión tiene derecho, una vez expirado el Tratado CECA, a abordar el impacto económico y social de la evolución en la siderurgia europea, y pide a la Comisión que tome en cuenta la experiencia positiva de la CECA y cree un organismo tripartito (sindicatos, patronal y Comisión) que obre en favor de un mayor desarrollo de la siderurgia europea, desempeñe funciones de previsión, consulta y facilitación de información a los trabajadores y garantice el pleno cumplimiento de los requisitos legales de la Directiva del Consejo sobre comités de empresa (1);

3.

Pide a la Comisión que acometa una reflexión detenida sobre las iniciativas a medio y largo plazo para apoyar y preservar la industria siderúrgica así como los sectores que emplean los productos de la misma;

4.

Insta a la Comisión a atribuir una mayor importancia a la política industrial para reactivar la competitividad de la siderurgia europea en el mercado mundial y así asegurar unas reglas de juego equitativas al tiempo que se garantizan unas normas sociales y medioambientales al máximo nivel y se contribuye a la reciprocidad en terceros países;

5.

Considera que la recuperación económica europea depende también de que exista una industria manufacturera sólida; señala que el acero es crucial a la hora de garantizar la competitividad de los sectores estratégicos que lo utilizan como materia prima y que sufrirían las consecuencias de una contracción de la siderurgia europea, ya que pasarían a depender de las importaciones procedentes de terceros países, lo que los haría vulnerables;

6.

Saluda la iniciativa de la Comisión de tener elaborado para junio de 2013 un plan de acción europeo para la siderurgia, pero recalca la necesidad de que sea presentado lo antes posible;

7.

Pide a la Comisión que reconsidere su decisión de no prorrogar más allá del 31 de diciembre de 2012 el sistema de vigilancia previa de las importaciones de algunos productos siderúrgicos y tubos de acero establecido mediante el Reglamento (UE) no 1241/2009 de la Comisión (2) y que incluya dicho sistema en el Plan de Acción;

8.

Insta a la Comisión a incluir en su plan de acción la movilización de todos los instrumentos de que dispone la UE, como un aumento de la I+D+I, en especial en los ámbitos de la eficiencia energética y el uso eficiente de los recursos, las inversiones estratégicas del Banco Europeo de Inversiones, una política activa en materia de formación, reconversión y reciclaje profesionales de los trabajadores, y el uso, cuando resulte necesario, de instrumentos financieros de la UE como el Fondo Social Europeo y el Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización, y otros incentivos para ayudar al sector a invertir y a modernizarse;

9.

Considera que ese plan de acción también debe explorar formas de abordar y paliar el elevado coste de la energía y las materias primas, que constituye una amenaza para la competitividad de la siderurgia; pone de relieve, en este contexto, que la eficiencia energética y el uso eficiente de los recursos pueden generar un ahorro considerable en los costes, y en este sentido acoge con satisfacción la asociación público-privada europea SPIRE pero instando al mismo tiempo a la Comisión y al propio sector siderúrgico a que sigan estudiando las posibilidades existentes, a que incentiven la creación de consorcios empresariales y a que promuevan un sistema de producción de ciclo cerrado para recuperar y reutilizar los desechos, dadas las limitaciones actuales y futuras de abastecimiento en materias primas;

10.

Pide a la Comisión que tenga presente a la siderurgia en su actual revisión de las normas vigentes en materia de ayudas estatales, y que valore la posibilidad de introducir una certificación de calidad para los productos relacionados con el acero;

11.

Pide a la Comisión que supervise las actividades de reestructuración o traslado y que garantice que en cada caso se realizan dentro de la estricta observancia del Derecho de la Unión en materia de competencia; considera que también deben vigilarse los posibles abusos de posición dominante de mercado;

12.

Acoge con satisfacción proyectos como el consorcio ULCOS (emisiones de CO2 ultrarreducidas en la siderurgia), que es un ejemplo de iniciativa innovadora de investigación y desarrollo para contribuir a una ulterior reducción de las emisiones de CO2 de la siderurgia, y destaca la necesidad de una constante inversión en actividades de investigación e innovación, que son fundamentales para el relanzamiento y la renovación del sector;

13.

Pide a la Comisión que vigile de cerca los acontecimientos futuros en los centros de Florange, Lieja, Terni, Galați, Schifflange, Piombino, Campia Turzii, Rodange, Oțelu Roşu, Trieste, Silesia, Reşiţa, Targoviste, Călăraşi, Hunedoara, Buzău, Braila, Borlänge, Luleå, Oxelösund y cualquier otro cuya integridad peligre, a fin de garantizar que la competitividad de la siderurgia europea y su importancia como sector de empleo no se vean amenazadas;

14.

Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión y a los Gobiernos y Parlamentos de los Estados miembros.


(1)  DO L 254 de 30.9.1994, p. 64.

(2)  DO L 332 de 17.12.2009, p. 54.