12.2.2011   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 46/5


Recurso de casación interpuesto el 25 de noviembre de 2010 por la Comisión Europea contra la sentencia del Tribunal General (Sala Sexta) dictada el 13 de septiembre de 2010 en el asunto T-452/04, Éditions Jacob/Comisión Europea

(Asunto C-553/10 P)

2011/C 46/07

Lengua de procedimiento: francés

Partes

Recurrente: Comisión Europea (representantes: A. Bouquet, O. Beynet y S. Noë, agentes)

Otras partes en el procedimiento: Éditions Odile Jacob SAS, Wendel Investissement SA, Lagardère SCA

Pretensiones de la parte recurrente

Que se anule la sentencia del Tribunal General de 13 de septiembre de 2010, Éditions Odile Jacob SAS/Comisión (T-452/04), en la medida en que anula la Decisión (2004) D/203365 de la Comisión, de 30 de julio de 2004, relativa a la aceptación de Wendel Investissement como adquirente de los activos cedidos con arreglo a la Decisión 2004/422/CEE de la Comisión, de 7 de enero de 2004, por la que se declara compatible con el mercado común y con el funcionamiento del Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo una operación de concentración (Asunto no COMP/M.2978 — Lagardère/Natexis/VUP). (1)

Que, en su caso, se resuelvan definitivamente las cuestiones objeto del presente recurso de casación y se desestime el recurso de anulación.

Que se condene a la parte actora en la primera instancia [Éditions Jacob] al pago de las costas en ambas instancias.

Motivos y principales alegaciones

La recurrente invoca tres motivos en apoyo de su recurso de casación.

En su primer motivo, la Comisión alega que el Tribunal General incurrió en un error de Derecho al no analizar las consecuencias de la eventual falta de independencia del mandatario respecto de Editis sobre su misión en relación con Wendel. Según la recurrente, en efecto, la falta de independencia de una persona a la que se encomienda la evaluación de un candidato sólo es jurídicamente relevante cuando se demuestre que esta persona se ha guiado al realizar su evaluación por un interés distinto del que requiere el correcto ejercicio de la misión que tiene asignada.

Mediante su segundo motivo, la recurrente imputa al Tribunal General haber cometido un error de Derecho y desnaturalizado los hechos al apreciar que el informe del mandatario influyó de modo determinante en la Decisión impugnada siendo así que, en realidad, si bien es cierto que la Comisión debe tomar en consideración el informe del mandatario, no lo es menos que no se encuentra vinculada por el mismo y que sigue estando obligada a realizar las comprobaciones necesarias para verificar que el adquirente cumple los criterios para ser aceptado.

Mediante su tercer motivo, dividido en dos partes, la Comisión sostiene, en primer lugar, que se ha realizado una interpretación jurídica errónea respecto de la posibilidad de que prospere el primer motivo formulado por la parte actora en la primera instancia acerca de la validez de la Decisión impugnada y, en segundo lugar, que se ha cometido una infracción del deber de motivación a este respecto.


(1)  DO L 125, p. 54.