¿La Europa rural se está quedando atrás?