Conclusiones del Abogado General Sir Gordon Slynn presentadas el 26 de enero de 1982.