Europa defiende unas condiciones equitativas de trabajo