La UE como líder mundial